Donaciana Cano Iriarte

Donaciana Cano Iriarte

(Santoña, Santander, 1894-desconocido)

Donaciana Cano Iriarte nació en Santoña –Santander– en 1894, y desde el año 1900 su familia, de orígenes vasco-navarros, se instaló en la capital aragonesa.

En 1915 Cano Iriarte solicitó la expedición del título de Bachillerato en el Instituto General y Técnico (no consta su expediente en los archivos del Instituto Goya, por lo que no se conoce con seguridad si se formó allí). Ese mismo año entró a estudiar en la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Zaragoza, siendo la primera alumna, y al licenciarse en 1919 se convirtió en la primera titulada en Ciencias Químicas por esta universidad.

Un dato curioso: entre 1882 y 1936 el número total de licenciados en la Facultad de Ciencias de Zaragoza fue de 739, de los cuales únicamente 39 eran mujeres, constituyendo el 5,3% del total.

En 1936, cuando estalló la contienda civil en España, Cano Iriarte se encontraba trabajando en el Instituto de Enseñanza Media «Ramón y Cajal», en Huesca, como Profesora Auxiliar de Ciencias. Allí había comenzado a impartir clases en 1923 y fue donde desarrolló su carrera como profesora de instituto, hasta 1964, cuando se jubiló. Por su tenacidad en el trabajo, su carácter y su forma de ser amable y caritativa, se convirtió en un personaje destacado de la vida cultural y social de la ciudad de Huesca.

Desde muy joven esta pionera en Ciencias defendió la educación, la igualdad y las oportunidades de la mujer en el ámbito científico. Entre sus publicaciones cabe destacar la disertación Formación científica de la mujer, que impartió en la sesión inaugural del Ateneo en 1916. Intervino junto al rector de la Universidad de Zaragoza en ese momento, Ricardo Royo Villanova, y pronunció su conferencia ante un auditorio completamente masculino.

En la ponencia se apoyó en la idea de que la preparación científica de la mujer le ayudaría a cumplir con sus roles tradicionalmente asignados. No entró en debates sobre su significado e implicaciones, si no que utilizó este planteamiento como estrategia para que las mujeres pudiesen acceder a espacios científicos, intransitables hasta el momento para ellas.


BIBLIOGRAFÍA:

Archivo Universitario de Zaragoza. Consulta del catálogo online disponible en la web https://archivouniversitario.unizar.es/.

BASELGA MANTECÓN, C., FERNÁNDEZ LLAMAS, M. P., GAUDÓ GAUDÓ, C. y TORRES MARTÍNEZ, I., «Pioneras en la educación secundaria en Aragón», en VICENTE Y GUERRERO, G. (coord. y ed.), Historia de la Enseñanza Media en Aragón (Actas I Congreso celebrado en Zaragoza en el año 2009), Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 2011, pp. 249-346.

CANO IRIARTE, D., «Formación científica de la mujer», Revista del Ateneo Científico Escolar, 1916, pp. 2-4.

CANO IRIARTE, D., «Estudio sobre índices de refracción de disoluciones acuosas de potasa y sosa», Revista de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Zaragoza, nº 10, 1926, pp. 11-20.

MAGALLÓN PÓRTOLES, C., «La incorporación de las mujeres a las carreras científicas en la España Contemporánea: la Facultad de Ciencias de Zaragoza (1882-1936)», Revista de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, nº 27, 1991, pp. 531-550.

MAGALLÓN PÓRTOLES, C., Pioneras españolas en las ciencias, Madrid, CSIC, 1999.

MAGALLÓN PÓRTOLES, C., «Las mujeres que abrieron los espacios de las ciencias experimentales para las mujeres, en la España del primer tercio del siglo XX», Revista de historia de mujeres, nº 2, 2010, pp. 319-347. MIQUEO, C., y BLÁZQUEZ ORNAT, I. (eds.), Modernas, cultas y profesionales. Mujeres del siglo XX tituladas en la Universidad de Zaragoza, Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2020.