Antonia Zorraquino Zorraquino

Antonia Zorraquino Zorraquino

(Zaragoza, 1904-Zaragoza, 1993)

Antonia Zorraquino Zorraquino nació el 29 de marzo de 1904 en el seno de una familia acomodada de la ciudad de Zaragoza –su padre era un destacado industrial, propietario de una conocida fábrica de chocolates–, y desde los tres años estudió en el Colegio Superior para Señoritas dirigido por Rosa Casanave.

Descubrió su pasión por las ciencias el día que el doctor Antonio de Gregorio Rocasolano, conocido de su padre, la llevó a su laboratorio para que pudiera observar por el microscopio.

En aquella época era complicado encontrar un centro educativo en el que las jóvenes pudiesen estudiar el bachillerato, por lo que cursó los estudios primarios, y parte de los secundarios, en varios colegios privados. Fue alumna del Colegio Santo Tomás de Aquino, hasta 4º curso, el 5º año lo estudió por libre con una profesora de la Escuela de Comercio de Zaragoza y, a partir del 6º, se formó en el Instituto General y Técnico, también en Zaragoza. Cursó el Bachiller entre 1915 y 1921, con muy buenas calificaciones y matrículas de honor, según consta en documentos conservados en el Archivo Universitario.

En esas primeras décadas del siglo XX no resultaba fácil para las jóvenes estudiantes prepararse adecuadamente los estudios de bachillerato y poder formarse para ingresar en la universidad. Se debían dar una serie de condiciones favorables para que las mujeres accediesen a la educación y, por tanto, superar los lastres y prejuicios sociales que había sobre el tema. En este caso, Zorraquino pertenecía a una familia de clase socioeconómica alta y creció en un ambiente familiar en el que la cultura era la base de la educación –su padre era un gran admirador de Santiago Ramón y Cajal y valoraba mucho el saber y la inteligencia–.

A pesar de los inconvenientes del momento y por su tenacidad e implicación como estudiante, en 1921 Antonia Zorraquino Zorraquino se matriculó en los estudios de Químicas en la Universidad de Zaragoza, formando parte de la promoción 47, en la que era la única mujer estudiante.

Una vez terminada la licenciatura, según documentos del Archivo Universitario, durante los cursos 1925-1926 y 1926-1927 se matriculó en asignaturas del doctorado en Ciencias, Sección de Químicas, en la Universidad Central de Madrid. Y las superó todas con sobresalientes y matrículas de honor.

El 2 de octubre de 1929 «verificó los ejercicios del Grado de Doctor» en la Universidad de Zaragoza, con su tesis titulada Investigaciones sobre estabilidad y carga eléctrica de los coloides, obteniendo la calificación de Sobresaliente. De esta manera, y contrariamente a lo publicado hasta el momento, se convirtió en la segunda mujer en obtener el título de doctora en Ciencias en España (la primera fue Felisa Martín Bravo, por la sección de Física) y la primera doctora en Química de nuestro país, según los expedientes conservados en el Archivo de la UZ. Le siguieron como segunda y tercera doctoras en Química (octubre de 1929) Jenara Vicenta Arnal Yarza y Ángela García de la Puerta, respectivamente, también pioneras de la Universidad de Zaragoza.

Asimismo, le fue concedido a Antonia Zorraquino Zorraquino el Premio Extraordinario del «Grado de Doctor» en Ciencias, sección de Químicas, tras haber verificado los ejercicios de oposición. Y su tesis fue publicada en la Revista de la Academia de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de Zaragoza.

En el año 1931 se contrajo matrimonio con el catedrático de Química de la Universidad de Zaragoza, Juan Martín Sauras, y cesó toda labor que no fuese la de dedicarse a sus hijos.

A pesar de la carrera prometedora que esta excepcional científica tenía por delante, su marido no veía con buenos ojos que continuase con su actividad en el laboratorio. El trabajo de la mujer fuera del hogar suponía un descrédito para los hombres y, en muchas ocasiones, el peso del entorno se imponía sobre la voluntad de la mujer de continuar con su trayectoria profesional. Lamentablemente, fue el caso de Antonia Zorraquino Zorraquino, extraordinaria pionera en Química.


BIBLIOGRAFÍA:

Archivo Universitario de Zaragoza. Consulta del catálogo online disponible en la web https://archivouniversitario.unizar.es/.

BASELGA MANTECÓN, C., FERNÁNDEZ LLAMAS, M. P., GAUDÓ GAUDÓ, C. y TORRES MARTÍNEZ, I., «Pioneras en la educación secundaria en Aragón», en VICENTE Y GUERRERO, G. (coord. y ed.), Historia de la Enseñanza Media en Aragón (Actas I Congreso celebrado en Zaragoza en el año 2009), Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 2011, pp. 249-346.

BASELGA MANTECÓN, C., FERNÁNDEZ LLAMAS, M. P., GAUDÓ GAUDÓ, C. y TORRES MARTÍNEZ, I., «Los bachilleratos femeninos», en VICENTE Y GUERRERO, G. (coord.), Estudios sobre historia de la Enseñanza Secundaria en Aragón (Actas II Congreso celebrado en Zaragoza en el año 2011), Zaragoza, Institución «Fernando el Católico», 2012, pp. 109-146.

MAGALLÓN PÓRTOLES, C., «La incorporación de las mujeres a las carreras científicas en la España Contemporánea: la Facultad de Ciencias de Zaragoza (1882-1936)», Revista de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, nº 27, 1991, pp. 531-550.

MAGALLÓN PÓRTOLES, C., Pioneras españolas en las ciencias,Madrid, CSIC, 1999.

MAGALLÓN PÓRTOLES, C., «Las mujeres que abrieron los espacios de las ciencias experimentales para las mujeres, en la España del primer tercio del siglo XX», Revista de historia de mujeres, nº 2, 2010, pp. 319-347.

MIQUEO, C., y BLÁZQUEZ ORNAT, I. (eds.), Modernas, cultas y profesionales. Mujeres del siglo XX tituladas en la Universidad de Zaragoza, Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2020.

NÚÑEZ VALDÉS, J., RODRÍGUEZ ANTÓN, B. y RODRÍGUEZ REMESAL, E., «Primeras mujeres doctoras en Química en España», en VÁZQUEZ BERMÚDEZ, I., Investigación y género. Inseparables en el presente y en el futuro (Actas IV Congreso Universitario Nacional «Investigación y Género» celebrado en Sevilla en junio de 2012), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2012, pp. 1303-1314.

ZORRAQUINO ZORRAQUINO, M. A., «Investigaciones sobre estabilidad y carga eléctrica de los coloides», Revista de la Academia de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de Zaragoza, 1929.